viernes, 7 de diciembre de 2012

EL DINERO Y EL SER

Es sorprendente como para una gran cantidad de personas el tener Dinero y el “Ser buena persona” son dos cosas totalmente opuestas e incompatibles y al mismo tiempo resulta inquietante la frecuencia con la que escuchamos frases como “El dinero daña a la gente”, “El dinero es sucio” o “¿Para que tener tanto dinero?”.

Desafortunadamente muchos hemos crecido escuchando repetidamente este tipo de afirmaciones y sin quererlo hemos terminado por adoptar una actitud generalizada  frente a la vida de no merecer, de pensar que las “buenas personas” son aquellas que sufren y que no esta bien tener mas allá de lo que necesitamos para vivir, negándonos la oportunidad de vivir en abundancia.

Otras personas dirían pero es que “El dinero no lo es todo”, “El dinero no te compra felicidad”, pues bien, estoy totalmente de acuerdo, sin embargo no podemos ser “Románticos” y desconocer el hecho, que las economías de intercambio y basadas en el trueque son cosa del pasado y de que la realidad, es que vivimos en un mundo material, donde hasta las mínimas cosas que cualquier persona debe tener como son  la comida y el techo, requieren dinero.

De otro lado ¿Que tendría de malo contar con el dinero suficiente para compartir unas vacaciones con la familia, poder tomar un crucero por el mediterráneo o simplemente viajar por el mundo?,  ¿ porque pensar que tener el dinero para darle la mejor educación posible a nuestros hijos y la mejor vida a nuestros seres queridos no esta bien?, a mi parecer lo que realmente no esta bien es que lleguemos a creer que no tenemos derecho a merecer una vida de abundancia económica y material o que esta está destinada solamente a unos pocos.

Sabiendo el papel tan importante que juega el dinero en nuestro diario vivir, es de vital importancia que nos hagamos conscientes de las creencias y pensamientos limitantes que podemos llegar a tener frente al mismo, en ultimas ¿quien quisiera tener mucho o exceso de aquello que te hace indigno, sucio o mala persona?  Para este propósito recomiendo plenamente un libro llamado “Secretos de una mente millonaria” de T. Harv Eker quien de forma muy dinámica y amena, nos ayuda a identificar los diferentes patrones de comportamiento  que podemos llegar a tener respecto al dinero y la forma como nos relacionamos con el.

En particular considero que el dinero no es bueno ni malo, es simplemente un medio, una herramienta, cuyos resultados dependen del uso que se le de y comparto plenamente algo que alguna vez le escuche decir a una de las personas más ricas del mundo, quien afirmaba:

 “El dinero no cambia a las personas, simplemente lo que hace es potenciar, resaltar aun mas el verdadero SER de quienes lo poseen”.

En mi caso he tenido la fortuna de compartir con personas de todo nivel económico y puedo asegurar que el ser una buena persona, no tiene absolutamente nada que ver con tener o no dinero.

La invitación el día de hoy es a empezar a pensar y a relacionarnos de una manera diferente con el dinero, como primer paso para aprender a generarlo, mantenerlo y disfrutarlo.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

¿AMAR LO QUE SE HACE? O ¿BUSCAR HACER LO QUE SE AMA?

Sin duda uno de los mayores interrogantes que me he planteado a lo largo de mi vida y que aun hoy en día me pone a pensar, tiene que ver con el hecho de si en la vida nosotros debemos buscar hacer aquello que amamos o nos apasiona o si por el contrario se trata de amar lo que se hace. Por ello he querido hoy plantear este como tema de discusión, con el fin de que cada uno de nosotros encuentre su propia posición al respecto.

Uno de las cosas que mas disfruto hacer, es observar entrevistas a personas que han tenido “Éxito” o que de alguna manera  son  reconocidas como puntos de referencia en sus diferentes campos de acción, bien sea artistas, empresarios o deportistas, pues me apasiona  conocer respecto a como han sido los diferentes procesos de aprendizaje y  experiencias de vida que hay detrás de cada historia de “Éxito”.

De las múltiples historias que he tenido la oportunidad de conocer, hay un ingrediente que llama particularmente la atención y que resulta ser recurrente en la mayoría de ellas y es el hecho de amar aquello que se hace. Todas aquellas personas reconocidas por sus buenos resultados en aquello que hacen, muestran un profundo amor por su Función o trabajo.

Esta pareciera ser la formula mágica e infalible para lograr el “Éxito”  y si lo pensamos bien, tiene mucho sentido ¿Quién de nosotros no ha experimentado lo rápido que se pasa el tiempo, cuando hacemos lo que realmente nos gusta hacer?, las dificultades parecieran ser siempre menores, todo se convierte en un reto y no en un problema, el cansancio pasa a un segundo plano y el día pareciera no ser suficiente para desempeñar esa actividad que nos apasiona. Ahora, ¡imaginemos que además nos pagaran por ello!

Creo sin duda, que este hace parte de los sueños de cualquier persona. Sin embargo en la gran mayoría de los casos no resulta de esta manera.

¿Si realmente la clave esta en hacer solo lo que se ama, que sucede entonces con la gran cantidad de músicos, artistas, deportistas y personas con habilidades, talento y diferentes vocaciones, personas a las cuales la vida las ha llevado a ganarse el sustento a través de funciones totalmente diferentes a lo que realmente les apasiona?, ¿Por qué todo el mundo no tiene la posibilidad de vivir de aquello para lo que es bueno, o de aquello que realmente disfruta hacer?

Por el contrario, con mucha frecuencia nos encontramos con personas que les va muy bien en lo que hacen, tienen la posibilidad de vivir acomodadamente, pero al mismo tiempo desearían estar haciendo algo totalmente diferente, pues sus pasiones, deseos y aquello con lo que vibran están en otro lugar, en otro tipo de actividades.

Es un sentimiento que no pasa por el ser “Desagradecido” con lo que la vida nos da o por la NO valoración de lo que tenemos,  al contrario, es un sentimiento tan grande que a pesar de todo lo bueno que podamos llegar a tener, sentimos que deberíamos estar haciendo algo diferente.

 “Lo que me apasiona hacer, no me permite generar los suficientes recursos para vivir y lo que me da recursos para vivir, no me gusta”

Esta resulta ser una dualidad interesante, pues en últimas tenemos que vivir de algo y de otro lado, pasamos más de la mitad de nuestras vidas trabajando, así que lo ideal es que por lo menos aquello que hacemos, no nos genere malestar ¿Qué debemos hacer entonces?

Hay una frase, que en lo personal me ha ayudado mucho a reflexionar al respecto y es la siguiente:

“La vida no siempre te da lo que quieres, pero siempre te dará lo que necesitas”


Muchas veces la vida nos pone en situaciones que aunque no comprendamos, están marcadas de experiencias que con el tiempo resultan ser fundamentales en el proceso de llegar a ser quienes somos y la función o nuestro trabajo, es uno de esos mecanismos que ella emplea para formarnos en este proceso de vivir. A veces me gusta pensar que las casualidades no existen y que siempre hay un propósito para todo.

Creo entonces que el reto verdadero  del día a día, es el aprender a disfrutar aquello que la vida nos pone a hacer, mientras al mismo tiempo buscamos hacer aquello que amamos y disfrutamos, quizás lo logremos.

miércoles, 8 de agosto de 2012

¿ESTA BIEN SENTIRME CULPABLE?

De los diferentes sentimientos que nosotros como seres humanos podemos experimentar, quizás uno de los más complejos y difíciles de manejar es la culpa. En una sociedad donde se juzga y se señala de manera indiscriminada el “Error” y donde exigimos sin ningún reparo la “perfección” total no solo de parte de los demás sino de nosotros mismos, la culpa se convierte en el ingrediente perfecto, para que la mayoría nos enganchemos en procesos de desgaste físico y emocional que generalmente no nos llevan a nada bueno.

Resulta interesante incluso como algunos consideramos que la culpa es necesaria y reprochamos a alguien cuando después de haber cometido un “error”, no muestra índices de la misma, ¿cuantos incluso no nos exigimos a nosotros mismos el tener que sentirnos mal porque dejamos de hacer o simplemente no hicimos algo “Bien” hecho? Pareciera que el sentir culpa nos hiciera mejores personas o diera solución a nuestros “Errores”.

En este espacio hemos destacado la importancia de entrar en contacto con nuestras emociones y sentimientos, no solamente para conocerlos sino también para aprender a manejarlos, dejando claro que no se trata reprimir lo que sentimos, sino de aceptarlo y manifestarlo de una manera sana y ecológica. De manera que quisiera compartir un par de apreciaciones que quizás nos ayuden a entender y vivir la culpa de una manera diferente, con el fin de aceptarla como lo que es y al mismo tiempo transformarla:

A mi parecer el primer gran trabajo que debemos llevar acabo es el de comprender que los “Culpables” NO existen, simplemente existimos personas con virtudes y cosas por mejorar, que hacemos lo mejor que podemos desde nuestras capacidades y recursos. En la medida que interiorizamos  la idea de que ninguno de nosotros comete “errores” a propósito, poco a poco podemos  llegar a cambiar la forma como interpretamos y vivimos una determinada situación:

Si mi padre no fue cariñoso es quizás porque aun esta aprendiendo a serlo, si mi jefe me grito, quizás esta teniendo un mal día en su casa y aun no sabe como manejarlo.


No es lo mismo decir que alguien NO QUISO hacer algo, en lugar de decir que ese alguien NO SUPO como hacerlo, esto cambia por completo nuestro sentir, ¿No es asi? 

Aclaro!!, NO se trata de aguantar y ser sumisos frente a ciertas situaciones, todos merecemos recibir y estar lo mejor posible, se trata simplemente de comprender que todos somos niños aprendiendo a vivir y el equivocarse hace parte de ese aprendizaje.

En segunda instancia, una vez comprendemos que ni los demás, ni nosotros mismos somos culpables de nada y al mismo tiempo nos hacemos conscientes que seguiremos cometiendo “errores”, porque eso hace parte de vivir, el siguiente paso es aprender a reconocer en que momento cometemos un “error” o mejor, en que momento hemos podido hacer algo de manera diferente, para generar un resultado mas satisfactorio que el que obtuvimos frente a una persona o situación especifica.  Una vez identificado,  es simplemente hacer algo al respecto. 

En algún video le escuche decir a Randy Pausch  lo siguiente y lo comparto plenamente: si nos hemos equivocado, una buena disculpa consta de tres partes:

1. Decir, Lo Siento!!
2. Aceptar que fue responsabilidad mía
3. Preguntar ¿Que puedo hacer para arreglarlo?

Es una secuencia simple que aplica para cualquier situación y persona, incluso cuando nos sintamos culpables respecto a nosotros mismos.

La invitación hoy es a reflexionar respecto a que todos tenemos derecho a cometer errores y asumiendo el resultado de los mismos, tenemos todo el poder para enmendarlos. Cuando tenemos la certeza que hemos hecho lo mejor que podemos, la culpa simplemente deja de tener sentido.

lunes, 23 de julio de 2012

¿SON LOS REALITIES UN REFLEJO DE NUESTRA SOCIEDAD Y DE NOSOTROS MISMOS?

Hoy he querido reflexionar sobre un fenómeno masivo que ha tenido lugar en el último par de semanas, que se ha convertido incluso en tema de conversación obligado en nuestro trabajo y círculos sociales y es el de los realities en la televisión.

Más allá de que compartamos o no los formatos y manejos que se les puede llegar a dar con el fin de generar audiencia, más allá de que puedan decir que estos programas son libreteados o arreglados, si resulta particularmente interesante el hecho de que este tipo de propuestas logren movilizar en nosotros de manera tan profunda y marcada nuestros sentimientos y emociones.

Debo aceptar que yo hago parte de esa gran mayoría que esta conectada con los programas  Protagonistas de nuestra tele y El desafío y pienso que su éxito y gran acogida se debe a que son en mayor o menor medida una fiel representación de como pensamos, actuamos y sentimos los seres humanos.

¿Cuantos de nosotros no nos hemos sentido agredidos o maltratados en algún momento de nuestras vidas?, ¿Cuantos de nosotros incluso no hemos llegado a insultar a alguien por hacer un comentario mal intencionado de nosotros?, ¿en algún momento hemos llegado a ser intolerantes o lo han sido con nosotros cuando tenemos puntos de vista diferentes frente a algo o alguien?

Nosotros somos seres humanos y por ello resulta imposible no llegar a identificarnos o tomar partido frente a  las actitudes, comportamientos y algunas de las situaciones que se puedan llegar a presentar entre los participantes de este tipo de programas, especialmente porque es muy probable, que en nuestras vidas hayamos experimentado situaciones similares, lo que nos puede llevar justificar o rechazar lo que allí vemos.

Por otro lado en los capítulos de ayer de ambos realities (Capitulos de Julio 22), hubo algo que al menos yo nunca había visto en programa alguno que maneje este tipo de formatos y es que en cierta medida,  nos llevaron a reflexionar sobre lo que somos nosotros no solo como individuos sino como sociedad, como colectivo, particularmente frente a dos temas específicos:

El primero de ellos tiene que ver con el manejo de la tolerancia, el como muchos de nosotros nos cargamos de tanto resentimiento y malestar hasta llegar al punto de creer que solo a través de la violencia y el maltrato podemos hacer valer nuestros puntos de vista. Fue interesante ver reflejado el como tenemos tan arraigada en nosotros esa creencia de que solo respondiendo con violencia podemos ser escuchados y respetados, ¿cuantos problemas y tragedias no vivimos a diario por no ser un poco mas racionales y menos viscerales?, basta simplemente con sintonizar el noticiero a diario para darnos cuenta.

De otro lado, tuvimos la oportunidad de ver representado otro gran fenómeno que como sociedad nos tiene marcados y que sin duda ha sido uno de los paradigmas que mas daño nos has hecho a todo nivel y  al mismo tiempo uno de los mas difíciles de erradicar y es el ideal de que en nuestro país solo triunfa el mas vivo y no el que hace las cosas mejor.

En los cines, bancos y eventos masivos vemos personas que no respetan las filas, en la política y los negocios es mas importante saber a quien conoces que ser un buen servidor o un excelente profesional, resaltamos la inteligencia del “Vivo” y ridiculizamos la transparencia y rectitud del honesto, tildándolo de “Bobo”. ¿Hasta cuando vamos a seguir cultivando esta cultura de lo fácil y del fin justifica los medios?, ¿No tenemos acaso suficiente con las consecuencias actuales que estamos viviendo, de haber pensado y actuado así en el pasado?

Por esto,  me gustaría seguir viendo que programas que manejen tal nivel de impacto y sintonía, en mayor proporción y de forma progresiva utilicen sus plataformas para generar consciencia y aportar su grano de arena a que nosotros como sociedad seamos cada vez mejor.

Por ultimo, la invitación es que independientemente  de que compartamos o no estas propuestas, vayamos un poco mas allá del simple entretenimiento y aprendamos a identificar que tanto de estos programas muestran aspectos de nosotros como personas y como sociedad y además de reírnos o pasar un buen rato hagamos introspección sobre como vivimos, sentimos, pensamos y actuamos.



¿Que Opinan?

miércoles, 11 de julio de 2012

RESPETANDO LOS APRENDIZAJES DE LOS DEMAS

Generalmente en las relaciones de amistad y pareja nos resulta muy fácil reconocer las dificultades y/o "problemas" que los demás puedan tener frente a determinadas situaciones y al mismo tiempo juzgamos su incapacidad de resolverlas, cuando todo parece ser tan fácil y sencillo desde nuestra perspectiva.

¿Porque no deja a esa novia que no le conviene?, simplemente que consiga otro trabajo y ya!, no entiendo porque ella se deja maltratar por su pareja y no hace nada al respecto, él realmente sufre porque quiere, porque lo tiene todo. Cuestionamientos como estos suelen ser muy frecuentes respecto a personas cercanas como familia y amigos.

Desde mi punto de vista, absolutamente todos vivimos situaciones que nos confrontan, que nos ponen a prueba, a las cuales denominamos“Problemas”. Siendo esta una realidad, quizás lo mas sano y lógico es pensar que en lugar de invertir energía, tiempo  y esfuerzo en solucionar la vida y los dilemas de los demás (especialmente cuando ni siquiera nos lo han pedido), empleemos estos recursos en trabajar en nosotros y trascender nuestros propios desafíos, desafios que en muchas ocasiones pueden llegar a demandar tanto de nosotros, que facilmente podriamos dedicar toda una vida al trabajo de ellos.

De manera que con tanto por hacer ¿que sentido tiene tratar de solucionarle la vida y los problemas a los demas, cuando en la mayoria de los casos aun seguimos enredados en los propios?

Ahora bien, digamos por un momento que tenemos todas las respuestas que alguien esta necesitando para solucionar sus conflictos o dificultades. ¿Cuantos de nosotros a pesar de saber lo que tenemos que hacer, a pesar de saber las decisiones que debemos tomar respecto a nuestros desafios, aun sabiendo que es lo mejor para nosotros, NO lo hacemos?.

Esto nos ayuda a comprender, que cada persona es la única responsable de su realidad y de la forma como asume su vida, nadie puede vivir la vida por nosotros.

Para poner un ejemplo, cuando un niño esta aprendiendo a sumar en el colegio y le dejan tarea, un buen padre o educador que acompañe su proceso, le explica el procedimiento, soluciona cualquier duda que pueda tener y sobre todo RESPETA el tiempo que al niño le tome aprender, sin presionarlo, sin apurarlo, pero sobre todo, sin juzgarlo, porque comprende que todos aprendemos a velocidades y por mecanismos distintos, sin importar cuanto tiempo le tome. Lo que si es seguro, es que JAMAS hara la tarea por él, porque sabe que la unica manera en que el niño aprenda, es enfrentando y trascendiendo el desafio por el mismo.

La invitación el día de hoy es a que reflexionemos sobre cuanto de nuestro tiempo lo empleamos mas en tratar de solucionar la vida a los demás en lugar de hacernos cargo de nuestra propia historia y sobre todo a que seamos mas cuidadosos al juzgar los desafíos que cada persona pueda presentar, comprendiendo que cada una tiene sus propios procesos de aprendizaje, que no todos aprendemos de la misma forma y a la misma velocidad. Al mismo tiempo a que seamos sabios a la hora de apoyar a alguien, entendiendo que nuestras “Tareas” solo nos corresponde a nosotros hacerlas, porque solo a nosotros nos corresponde vivir nuestra vida.

miércoles, 27 de junio de 2012

COMPRENDIENDO Y AMANDO A NUESTROS PADRES

Ocurre con frecuencia que nos sorprendamos a nosotros mismos criticando y juzgando muchas de las actitudes, comportamientos y formas de ser de nuestros padres, la mayor parte de las veces lo hacemos de forma inconsciente y recriminamos por qué actúan de X o Y manera, llegando a ser mas implacables y duros con ellos que con cualquier otra persona.

Algunos de nosotros incluso atribuimos muchos de nuestros “defectos” o aspectos por mejorar a la crianza que tuvimos y utilizamos expresiones como: “Si me hubiesen enseñado esto o aquello o si tan solo hubiese tenido una niñez diferente, quizás mi presente seria mucho más promisorio”.
Anqué podamos estar de acuerdo en que quizás hubo cosas que nos hicieron falta durante la infancia o cosas que no quisiéramos volver a vivir, no podemos desconocer que no podemos cambiar el pasado y que este pasado es inmensamente valioso si lo capitalizamos para tratar de ser mejores padres con nuestros hijos.

Por esto el día de hoy he querido hacer una reflexión que nos invite a mirar nuestros padres desde una perspectiva diferente,  una perspectiva donde a pesar de nuestro amor y cercanía hacia ellos, nos permita entender que son personas como cualquier otra y que como cualquiera, además de contar con virtudes, tienen sus propios miedos, inseguridades y sobre todo forma de ver la vida.

Antes que nada debo decir que todo aquel que ha tenido la oportunidad de ser padre y todo aquel como yo donde lo mas cercano a esta experiencia ha sido tener una mascota, puede dar FE que no hay nada que iguale el AMOR que un padre llega a experimentar por sus hijos. En ese orden de ideas, es difícil imaginar que haya algo que un padre NO haría por sus hijos para que ellos estén lo mejor posible. Sin duda no hay  ningún tipo de exageración cuando un padre dice que daría la vida por su hijo.

Muchas personas se preguntaran, ¿si esto es así, si este es un sentimiento tan grande, porque entonces nuestros padres no nos demostraron el suficiente amor, porque nuestros padres nunca nos apoyaron y su forma de ser lejos de hacernos sentir amados, llegaba incluso a hacernos sentir totalmente lo contrario?

Lo que pienso es que sencillamente es imposible dar o compartir lo que no se tiene. Si alguien en este momento nos pidiera que repararamos el motor de su carro, por muy buenas intenciones que tengamos y por mucho que queramos ayudar a esa persona, si no sabemos como hacerlo, será imposible ayudarla. No es suficiente a veces querer hacer las cosas, es igualmente necesario saber como hacerlas.

No olvidemos que el llegar a ser un buen padre no es algo con lo que se nace o algo que se aprenda de la noche a la mañana, es un proceso donde la mayor parte de los aprendizajes se dan sobre la marcha y donde quizás el mayor conocimiento adquirido de nuestros padres viene de su propia experiencia como hijos. Me gusta mucho una expresión que utiliza Louise Hay en algunos de sus libros donde describe la relación entre padres e hijos, como una relación donde todos somos “Victimas de Victimas”, en la que resulta muy difícil exigir de nuestros padres cosas a las que a ellos nunca tuvieron acceso. Es por esto que al igual que ella misma lo recomienda, resulta muy útil hablar con ellos sobre como fue su niñez y con compasión seguramente identificar de donde vienen muchos de sus miedos, inseguridades y formas de ser.

¿Como cambiaria la relación con nuestros padres si nos diéramos cuenta que todo aquello que siempre esperamos de ellos y que no obtuvimos, llámese amor, afecto, comprensión, apoyo, etc. No lo recibimos de ellos NO porque no estuvieron dispuestos a darlo todo por nosotros, sino que simplemente no sabían como hacerlo?, al igual que el ejemplo anterior:

Ellos han querido reparar el motor de nuestro carro, pero sencillamente no saben como.

¿Los juzgaríamos de igual manera?

La invitación hoy no es justificar las formas de ser de nuestros padres a partir de sus experiencias, la idea es comprender que ellos tienen sus propios procesos de aprendizaje y de cambio que solo a ellos les corresponde asumir y a partir de esta comprensión respetarlos, amarlos y apoyarlos, pero sobre todo comprender que nos han dado todo lo que ellos han estado en capacidad de dar, eso es seguro.

miércoles, 13 de junio de 2012

LA SUPERACION PERSONAL

Dadas las condiciones actuales de la sociedad y del mundo en general parece haberse desarrollado una mayor consciencia colectiva no solo sobre la responsabilidad, sino también sobre la capacidad con la que contamos todos y cada uno de nosotros de hacernos cargo de nuestras vidas y de empezar a generar cambios con el fin de ser cada vez más felices.

De igual manera en el mundo globalizado en el que nos encontramos y disfrutando de la era de la información, es cada vez mas fácil y rápido tener acceso a escritos, libros, audios y sobre todo a personas que nos invitan a reflexionar, examinar y debatir sobre diferentes puntos de vista, respecto a como podemos empezar a asumir la vida de una manera diferente y hacernos correspondientes con experiencias y realidades cada vez mas satisfactorias.

Sin embargo dentro de esta nueva consciencia, es muy común encontrar personas que en materia de desarrollo personal, han leído infinidad de libros, han hecho gran cantidad de cursos y han asistido a un sin numero de conferencias motivacionales,  pero que a pesar de ello no parecen encontrar las respuestas que les permitan transformar sus vidas como ellos quisieran.

Lo que he encontrado en la mayoría de los casos, es que muchos de nosotros leemos un libro o asistimos a un seminario y salimos de él con gran energía, con la firme convicción de que nuestra vida jamás será igual, con la convicción de que tenemos las respuestas que siempre hemos estado buscando, pero a los dos o tres días, al enfrentarnos al día a día, terminamos por recaer en un estado de insatisfacción total frente a lo que nos presenta la vida.

Me pregunto ¿Porque nos sucede esto?, ¿porque muchos incluso vemos el espacio con coaches, psicólogos y terapeutas, como el espacio para recargarnos de energía, hasta llegar al punto de tener que asistir a terapia constante para estar bien?

Mi opinión al respecto NO es que toda la información a la que tenemos acceso NO sirva, o que asistir a un seminario sea perder el tiempo, por el contrario, pienso que el gran problema en el que incurrimos es que no sabemos la diferencia entre “Entender” y “Comprender” la información que nos llega. Veamos el siguiente ejemplo:

Si le preguntamos a alguna persona si sabe preparar arroz y la persona nos dice que se hace con (2) tazas de arroz, (1) taza de agua, aceite, sal y hervir a fuego lento, eso nos confirma que la persona ENTIENDE como se hace el arroz, sin embargo si le pedimos que haga un poco de arroz y al hacerlo se le quema, quiere decir que aun NO COMPRENDE como hacerlo. ¿Se entiende?, si por el contrario, le pedimos a la persona (15) veces diferentes que prepare arroz y el 100% de las veces le queda rico y listo para comer, existe la certeza de que esa persona entiende y una muy alta probabilidad de que comprende como se hace el arroz. 

Comprendemos tan solo cuando tenemos la información respecto a algo y tenemos la capacidad de generar siempre los mismos resultados satisfactorios al ponerla en práctica.

En ultimas, de esto se trata la vida, la vida es 100% practica, no hay oportunidad alguna de obtener resultados, ni de generar cambios en nuestra vida si no se pone en marcha la acción, es la acción la que realmente nos convierte en maestros.

Por ello la invitación es que sigamos cultivando nuestro intelecto, siempre habrá cosas nuevas por aprender, personas e información que nos aporten en nuestro proceso de crecimiento, siempre teniendo claro que tarde o temprano tendremos que poner en práctica lo que sabemos y que esta será la única forma de hacernos correspondientes con una vida de felicidad.

“El maestro es quien abre la puerta, pero es el estudiante quien debe pasar a través de ella”
-Proverbio chino-

miércoles, 30 de mayo de 2012

COMETIENDO ERRORES

Este es un tema que me parece particularmente sensible y que tiene un impacto importante en la forma como asumimos la vida y más aun como nos desenvolvemos en ella.
 
Es tan así, que si en este preciso instante alguien nos dice que cometimos un error o que estamos equivocados, lo más seguro es que esto nos genere un colapso nervioso o una sensación de malestar que sin duda no disfrutamos experimentar. La pregunta es ¿Por qué el equivocarse o cometer un error es algo tan malo?, ¿Por qué podemos llegar a sentirnos tan poca cosa cuando no hacemos algo “bien” hecho?

Mi opinión es que la sociedad, la familia y en general la educación con su pedagogía tradicional nos han vendido una idea ilusoria y bastante dañina de perfección, donde el equivocarse es considerado casi un pecado capital y donde el "error" se castiga y se juzga de forma indiscriminada, e incluso inconsciente. Es algo que se encuentra tan arraigado en nosotros que en muchas ocasiones estamos pendientes que alguien se equivoque para de forma inmediata dejarle saber que no lo ha hecho bien.

Hago entonces un primer gran cuestionamiento ¿Ustedes conocen al menos una persona que se equivoque a propósito?, ¿alguien que a través de sus actitudes o acciones “equivocadas” busque generar resultados insatisfactorios de forma premeditada?, de hecho, en lo personal no he conocido a la primera persona que se "equivoque"por gusto o que disfrute cometer errores.

Si miramos cosas simples de nuestra vida cotidiana, nos damos cuenta que procesos tan básicos como el aprender a caminar o el aprender a montar en bicicleta, no es algo que se logre en primera instancia o de un día para otro. De hecho en términos generales, un niño comienza a caminar de manera erguida entre los 14 y los 16 meses y con plena certeza que lo logra después de haberse caído y golpeado en repetidas ocasiones. Pero ¿Nosotros sufrimos porque el niño se cae?, para nada, no lo juzgamos, no le recriminamos, al contrario lo ayudamos a levantar de ser necesario y lo alentamos a que lo siga intentando hasta que lo logre.

Esto lo hacemos porque COMPRENDEMOS que el “caerse” es parte fundamental del proceso de aprender y como tal es algo natural que suceda.

Un segundo elemento, es comprender que TODOS NO APRENDEMOS AL MISMO RITMO, NI DE LA MISMA MANERA. Esto fue muy evidente para mí en la universidad, cuando tenía la oportunidad de recibir clase con determinados profesores que desde mi punto de vista carecían de pedagogía para enseñar, porque yo no les entendía, pero para mi sorpresa me encontraba con un gran número de compañeros que no solo compartían sus métodos sino que de hecho aprendían de ellos. Así como el hecho de que yo nunca pudiese estudiar trasnochando porque me quedaba dormido y tenía amigos cuyas horas más productivas eran entre las 3 y 5 de la mañana y les iba muy bien en el cumplimiento de sus compromisos.

Como podemos ver, no existe una única manera de hacer las cosas y lo que para algunos pueda parecer fácil a otros nos puede llevar más tiempo aprenderlo.

El punto es que aprendamos a ser condescendientes y a no ser tan duros con nosotros mismos ni con los demás,  entendiendo que el equivocarse o el cometer errores es una herramienta de aprendizaje además de valiosa, necesaria y que en la medida que comprendamos que es posible que algunos necesitamos cometer más “errores” que otros  para llegar a un resultado optimo, lograremos mejorar nuestra relación con nosotros mismos y con los demás, y al mismo tiempo desarrollar la actitud y disposición idónea no solo para NO juzgar a quien cometa un error, sino para apoyar a quien lo haga en la medida de nuestras posibilidades.

Para Reflexionar:

“Un maestro, no es aquel que no comete errores, es aquel que los ha cometido todos y ha aprendido de ellos”  - Anonimo-

miércoles, 16 de mayo de 2012

ENCONTRANDOTE

En esta oportunidad mientras definía el tema sobre el cual desarrollar este ultimo post, pensé que me gustaría hacer algo un poco diferente respecto a la forma como se han desarrollado los diferentes contenidos y he querido compartirles algo que escribí ya hace algún tiempo, algo que no muchas personas han tenido la oportunidad de leer, pero que por alguna razón he sentido es el momento, el “Kairoz” y el espacio adecuado para hacerlo.

Aclaro que mi formación como escritor es nula y que la siguiente composición más allá de pretender ser una pieza que represente las normas y cánones respecto de como debe escribirse, busca ser ante todo una reflexión sobre el proceso interno por el que la mayoria generalmente pasamos, en materia de relaciones sentimentales, espero encuentren algo interesante en lo que a continuación les comparto:
  
ENCONTRANDOTE
Busco y anhelo,
Encontrar mi complemento
¿Quien será?, ¿Donde estará?
Me pregunto si existirá

Voy lento y conociendo, 
Esperando este momento
En el que llegara y me abrazara,
y más nunca me dejara.

Busco paz y tranquilidad
En ese alguien que llegara
Pero me relaciono y experimento,
Nunca nadie es tan perfecto

¿Quien será?
y ¿porque no entenderán?
Que en  mi,
Todo encontraran

Ese algo que busco y que anhelo,  
Es quizás porque no lo tengo 
¿Sera posible encontrar?
¿Quien me lo pueda dar?

Después de tanto pensar,
y experimentar
Me doy cuenta que el vacio                                                                 Siempre esta.

Se me hace claro, 
y finalmente comprendo,
Que he estado
Perdiendo el tiempo                                                                                                  
He buscado
El complemento,
Siempre afuera,
Y nunca adentro

Me empiezo a conocer,     
Y al mismo tiempo a sorprender
Que yo soy y seré,
Esa otra persona que siempre busque

Me acepto,
Y me comprendo
La felicidad siempre ha estado,
en mi adentro.

IVAN OCAMPO 2009

miércoles, 2 de mayo de 2012

¿PORQUE LOS DEMAS NO CAMBIAN?

En lo que tiene que ver con relaciones bien sea a nivel familiar, laboral o de pareja,  sucede con mucha frecuencia que nos encontremos a nosotros mismos juzgando los comportamientos y actitudes de las personas con las que interactuamos y al mismo tiempo exigiendo, que modifiquen su forma de ser y pensar para que nuestra relación con ellos sea “mucho mejor”, siendo  frecuentes expresiones como:

¡Tienes que ser mas detallista y amoroso/a conmigo!,  ¡tienes que dejar de ser tan celoso/a! , ¡Tú no sabes escoger tus amigos!, ¡Eres demasiado pesimista!

A mi parecer es importante tener en cuenta dos consideraciones antes de llegar al punto donde nos enganchemos o nos veamos envueltos en alguna situación donde terminemos preguntándonos ¿porque los demás no cambian? Y mucho menos, exigiendo a alguien más que cambie por nosotros.

La primera consideración es que existen relaciones en las cuales soy yo quien ha decidido participar en ellas. Cuando yo brindo mi amistad o me involucro en una relación sentimental con alguien mas, generalmente tenemos la oportunidad de tomarnos el tiempo de interactuar, de conocer y de darnos una idea como es esta otra persona antes de establecer una relación mas cercana con ella y de la misma manera establecer si hay una compatibilidad en intereses y formas de ser, que de algun modo garanticen una relación de calidad, en función de lo que busco y lo que estoy dispuesto a ofrecer en la relación.

Sin embargo a pesar de esto, es sorprendente la frecuencia con la que escuchamos expresiones como: “yo sé que mi novio/a no es muy expresivo/a y aunque sé que eso es importante para mi, yo sé que cuando nos casemos él/ella va a cambiar” y con el tiempo terminamos dándonos cuenta no solo que no fue así, sino que a la vez juzgamos  y “sufrimos” por qué la forma de ser de nuestra pareja nunca cambio, forma de ser de la cual fuimos conscientes desde el principio. Otro caso, “yo sé que mi amigo/a nunca ha sido muy responsable con los proyectos que emprende, pero aun así decido iniciar un nuevo negocio con él /ella, en el cual termino asumiendo yo todo el trabajo”.

No se trata de juzgar a nadie, ni de decir que hay mejores o peores personas que otras, simplemente hay personas con las que tenemos mas afinidad y compartimos mas cosas en común que con otras y eso algo que debemos aprender a identificar. Siendo así, vale la pena preguntarse:

¿Que grado de responsabilidad me cabe a mi cuando me involucro con alguien con quien de ante mano sé que no soy compatible?, ¿tiene sentido que “sufra” por una decisión que yo tome de forma consciente? O ¿será simplemente mejor aprender de lo que me sucedió? ,  y si yo tengo algo de responsabilidad, ¿que esta en mis manos hacer para que esta relación sea mejor?

La segunda consideración, que aplica tanto para aquellas relaciones en las que escogemos participar, como para las relaciones de trabajo y familiares que son un poco mas circunstanciales, es sencillamente comprender que absolutamente todas las personas incluyéndonos a nosotros mismos, tenemos el pleno derecho de ser, pensar, actuar y relacionarnos con los demás, de la manera que nosotros mejor lo consideremos y eso debemos aprender a respetarlo.

Frente a este punto, alguien normalmente preguntaría, ¿es justificable entonces que alguien utilice argumentos como  “Es que yo soy así y no voy a cambiar, entonces acéptame como soy” para hacer lo que quiere?

En mi opinión cualquier persona puede ser, pensar y actuar como lo desee, y SI, considero que debemos aceptar su forma de ser aunque no la compartamos, sin embargo es fundamental tener en cuenta que esa persona también será 100% responsable  de los resultados que su forma de ser, pensar y actuar genere.

Por ejemplo: Cualquier persona tiene plena libertad y derecho de conducir en estado de embriaguez, lo que no implica que su derecho lo exima del pago de la multa, la inmovilización de su vehículo y la suspensión de su licencia de conducción por haber incumplido la norma. ¿Tiene sentido?

En las relaciones es exactamente igual, una persona puede ser deshonesta, grosera, celosa e irresponsable y eso hay que respetarlo, lo cual no me obliga a mí a tener que casarme o a querer entablar cualquier tipo de relación con ella.

La invitación es entonces NO a que dejemos de manifestar nuestra inconformidad frente a aspectos con los que no estemos de acuerdo en alguna relación, al contrario, es hacerlo desde la comprensión, desde el dialogo, sabiendo que absolutamente nadie tiene que cambiar si no lo desea, pero que nosotros siempre tendremos la opción y la responsabilidad de elegir desde donde y hasta que punto nos relacionamos con los demás, tanto a nivel familiar y laboral, pero especialmente en materia de amistad y pareja.

miércoles, 18 de abril de 2012

EL DERECHO A SENTIRSE MAL

En linea con nuestro último blog donde hicimos referencia a la diferencia que existe entre el “dolor” y el “sufrimiento”, algunas personas me han preguntado si esta mal entonces sentirse mal, si esta mal experimentar tristeza, rabia o enojo, por ello he querido hoy expresar mi postura al respecto.

Para ser concreto, considero que NO hay absolutamente nada de malo en experimentar ninguna de estas emociones, de hecho, a mi parecer es totalmente necesario hacerlo. Hoy en día, así como encontramos personas que nunca se hacen responsables de lo que les sucede y atribuyen a la falta de suerte su infelicidad, es igualmente fácil encontrar  personas que en ocasiones se van por completo al extremo opuesto, no se quejan, pero parecieran sufrir en silencio y en la soledad, personas que para no entrar en conflicto con los demas se niegan a expresar lo que sienten , para las cuales llorar o manifestar algún tipo de tristeza representaria la mayor de las debilidades y que se niegan por completo a pedir cualquier tipo de ayuda aunque su vida dependiese de ello.

En la actualidad se han desarrollado  un buen numero de estudios e investigaciones que apuntan a que la gran mayoría de las enfermedades que conocemos son psicosomáticas, es decir son desarrolladas por nosotros mismos y son desencadenadas por el organismo como mecanismo para dar “solución” a conflictos internos por resolver, por eso cada vez es mas común encontrar información que descbribe a condiciones como el cáncer, como el resultado de emociones inhibidas, rabias y resentimientos a los que nunca se les presto atención, emociones frente a determinadas situaciones o experiencias que nos marcaron, que quizas fueron dificiles de asimilar, pero que nunca nos dimos la oportunidad de exteriozar y dejar salir.

Es dificil pensar que situaciones como la pérdida de un familiar, de una mascota, una ruptura amorosa o cualquier otra situación exigente, de las muchas que nos puede presentar la vida, no generen en nosotros algún tipo de emoción, o algún movimiento interno. Como lo he dicho en otras ocasiones eso hace parte de nuestra naturaleza humana y negarlo o reprimirlo es ir en contra de lo que somos. Con esto no estoy diciendo, que porque tengo rabia le voy a gritar a mi jefe, que como estoy triste voy a dejar mi trabajo tirado o que porque tengo enojo, lo voy a dejar salir con la primera persona que me encuentre, porque es mejor manifestar lo que siento que reprimirlo.

Si bien es necesario darnos el tiempo para vivir, asimilar y dejar salir las diferentes emociones, debemos hacerlo de forma ecológica, en un espacio y entorno adecuado donde podamos expresar nuestro sentir, sin hacer daño a otras personas y mucho menos a nosotros mismos, de igual manera vale la pena decir que estos son procesos, que no necesariamente tienen que hacerse solos y que existen no solamente gran cantidad de técnicas para ello, sino  gran cantidad de profesionales y personas calificadas como psicólogos, coaches y terapeutas , que pueden brindar un apoyo importante en la contención de un proceso de este tipo, asi como ayudar a obtener una mejor comprensión del mismo por parte de quien lo necesite.

Por ello diría, que no solo estamos en todo el derecho de sentirnos mal frente a determinadas situaciones, sino que es completamente normal y necesario que así sea.

La invitación es entonces a que estemos abiertos  a entrar en contacto con nuestras emociones,  para asi conocerlas, aceptarlas y de esta manera aprender no solo a manejarlas sino a transmutarlas de forma sana y ecológica, en pro de una buena salud y convivencia.

miércoles, 4 de abril de 2012

EL SUFRIMIENTO ES UNA ELECCION

Todos aquellos que estamos en este proceso que llamamos “Vivir”, en algún punto de nuestras vidas nos hemos encontrado con experiencias que nos han marcado, experiencias difíciles, que en muchos casos estarían lejos de considerarse como algo satisfactorio o como algo que quisiéramos repetir nuevamente.

Sin embargo a pesar que con el tiempo, podamos llegar a reconocer que aquello que nos sucedió fue quizás una de las mejores cosas que nos pudo haber pasado, por lo mucho que aprendimos y porque tal vez sin ese aprendizaje no estaríamos donde nos encontramos actualmente, no podemos desconocer el hecho de que el dolor que pudimos haber experimentado, hace que sean situaciones o experiencias que no le queremos desear a nadie.

Hasta ahora me atrevería a asegurar, que todos estamos de acuerdo en que “Vivir” en ocasiones puede resultar un poco doloroso, en eso no hay discusión alguna, sin embargo  la reflexión que plantearía es, ¿hasta que punto, la mayoría de nosotros permitimos que ese dolor se transforme en sufrimiento y sea ese sufrimiento quien tome control de nuestras vidas?

Muchos se preguntaran: ¿Es que acaso el dolor y el sufrimiento no son lo mismo?, ¿Es que acaso el dolor no genera como consecuencia sufrimiento?, desde mi punto de vista, la respuesta a ambas preguntas es NO. El sufrimiento y el dolor son dos conceptos totalmente diferentes.

Es muy común  que nos encontremos con experiencias que generen algún tipo de dolor físico o emocional, situaciones como un accidente, la perdida de un ser querido, una ruptura amorosa, episodios que sin ninguna duda, pueden llegar a generar malestar e inconformidad y que desde mi punto de vista es completamente normal que así sea , porque somos seres humanos y el sentir, el emocionarnos, el llorar, el reír, el experimentar tristeza o alegría, son estados que hacen parte de nuestra esencia y no podemos negarlos o reprimirlos, de hecho puede resultar nocivo el siquiera intentarlo.

Sin embargo, en el momento en el que elegimos este dolor, esta tristeza, esta sensación de malestar, como la razón perfecta para estar mal, para no rendir en mi trabajo, para no alimentarme bien, para aislarme o sencillamente para no sentirme merecedor de cosas mejores, es en este momento donde TRANSFORMAMOS  ESE DOLOR EN SUFRIMIENTO, es cuando entramos a ese estado donde no solo nos negamos a aceptar una situación sino que al mismo tiempo, nos quejamos de esto que estamos viviendo y damos por sentado que no hay nada que podamos hacer para sentirnos mejor.

¿Cuantos de nosotros no disfrutamos hacer ejercicio o de practicar algún deporte y después de un partido de tenis o futbol, terminar cansados, adoloridos e incluso lesionados, pero plenamente satisfechos y esperando con ansias recuperarse pronto para el próximo partido?

Muchas personas se preguntan, por tan solo poner un ejemplo: ¿que hay de atractivo en un deporte como el futbol?, donde hay contacto, empujones, roces y donde la posibilidad de salir con raspones o lesiones es alta, pues bien, quien practica este deporte, COMPRENDE que esas son partes inherentes del juego, conoce los riesgos y decide no solo jugar sino DISFRUTAR del mismo a pesar de ellos.

De igual manera es en la vida, no se trata de dejar de vivir para evitar el dolor, tampoco se trata de inhibirlo a como de lugar, se trata mejor, de que vayamos a hacer con el cuando se presente, ¿vamos a trabajarlo para dejarlo salir y seguir adelante o vamos a permitir que nos descompense los diferentes aspectos de nuestra vida?

Es por esto que podríamos afirmar que el dolor en la vida, en muchas ocasiones es inevitable, pero el sufrimiento siempre será una elección personal.

miércoles, 21 de marzo de 2012

EL LIBRE ALBEDRIO

Cuando se habla del libre albedrio, generalmente lo primero que se nos viene a la cabeza es el concepto que de alguna manera hemos heredado de las diferentes doctrinas filosóficas o tradiciones espirituales donde se define como el poder con el que contamos las personas de tomar nuestras propias decisiones y actuar de la manera que cada uno de nosotros mejor lo considere.

A pesar de esto, en la práctica pareciera que dicho concepto se ha venido interpretando diferente y se ha asumido como el derecho que tenemos de hacer lo que queramos, de cambiar las cosas a la fuerza y hacer que la vida y nuestro entorno se ajusten a nuestras percepciones y expectativas a cualquier precio.

En mi opinión, no hay nada mas alejado de la realidad que esta interpretación del libre albedrio, si analizamos nuestra vida en general podemos darnos cuenta que hay situaciones y procesos que por mas que lo deseemos, jamás podremos cambiar. Existen realidades irrefutables tales como que en algún punto de nuestras vidas eventualmente "moriremos" o hechos tan simples como que los días cuentan tan solo con 24 horas.

De igual manera a nivel personal siempre habrá situaciones que por mas que queramos, siempre seran imposibles de controlar, por ejemplo: La empresa en la que trabajo cerro y me quede sin empleo, mi esposa decidió que es mas feliz sin mi y quiere separarse, o simplemente no logro que otra persona sienta lo mismo por mi o se comporte como yo quisiera. Son eventos que sencillamente van mas allá de nuestro campo de acción.

Sin embargo a pesar que no siempre tengamos control sobre todos y cada uno de los eventos o experiencias que nos presenta la vida, siempre en el 100% de los casos, tendremos el 100% del control sobre como asumir, sea lo que sea que nos esta pasando. No depende de mi el que la empresa donde trabajaba haya quebrado, pero depende de mi utilizar la experiencia adquirida para levantarme al día siguiente y buscar un nuevo empleo o iniciar mi propio negocio, no depende de mi obligar a alguien a que se quede a mi lado y me quiera, pero yo si puedo elegir querer a esa persona, comprender que quizás ella este mejor sin mi y asumir que con o sin ella a mi lado, igual yo puedo ser feliz.

Este es pienso yo el verdadero libre albedrio, la libertad que tenemos todos y cada uno de nosotros de pensar, de sentir, de asumir y de interpretar la vida como mejor lo consideremos. Este es un proceso que nadie puede hacer por nosotros y que no depende mas que de nosotros mismos, la realidad siempre será la misma, todos recorremos el mismo camino, pero es decisión de cada uno de nosotros el escoger la forma de llegar al destino, si disfrutándolo o sufriéndolo. ¿Tu que escoges?

miércoles, 7 de marzo de 2012

¿QUE ES SER ESPIRITUAL?


Un concepto del que se habla con frecuencia en estos días y que cada vez adquiere mas relevancia, especialmente en momentos donde como sociedad y en general como raza humana estamos experimentando cambios a diferentes niveles (la población mundial esta en aumento, los recursos naturales son cada vez mas escasos, el clima es cada vez mas cambiante y las amenazas de “Crisis” Económica son preocupación diaria), esta relacionado con la necesidad, con la importancia de volvernos SERES ESPIRITUALES. 

Sin embargo pareciera ser una tarea bastante compleja, el tan siquiera poner a dos personas de acuerdo respecto a lo que implica, respecto a lo que significa SER ESPIRITUAL.

Muchas personas coincidirían en que un ser espiritual es alguien que desarrolla prácticas meditativas a diario o que tiene la capacidad de levitar, otros dirían que un ser espiritual es aquel que puede realizar una compleja postura de yoga por lapsos prolongados de tiempo, mientras que para alguien mas, la espiritualidad puede ser asistir de forma regular a una congregación determinada.

¿Como desarrollar entonces, algo que pareciera ser tan importante para nosotros como raza humana (de hecho estoy convencido que lo es), si ni siquiera hay una idea de clara, un consenso, un concepto definido que podamos poner en practica y que de alguna manera nos permita generar los cambios que sin duda nos esta pidiendo el planeta y la sociedad en general?

Al ser este un concepto tan subjetivo y tan variable respecto de una persona a otra, me pareció interesante consultar la definición de “Espiritualidad” que ofrece Wikipedia y tratar de identificar nuevos elementos, que quizás nos ayuden a su mejor comprensión. De las diferentes definiciones que encontré, hubo una que les quiero compartir:

Espiritualidad: Hace referencia a la búsqueda del sentido de la vida, de esperanza o de liberación

Esta definición en particular, capto toda mi atención por una sola razón y es que es un concepto NO EXCLUYENTE, en ningún momento se liga la espiritualidad con alguna creencia, religión, práctica, ideología o corriente New Age. Al contrario, es un concepto que nos invita a pensar que absolutamente todos podemos ser espirituales.

A mi entender la “Espiritualidad” no es otra cosa que la practica diaria, la toma de acción constante en pro de desarrollar una vida con sentido, una vida de calidad. En otras palabras, la espiritualidad es buscar desarrollar cada vez mas, relaciones sanas y de amor con las personas que nos rodean, es dar lo mejor de nosotros a cada persona, en cada cosa que hacemos y en cada uno de los ámbitos en los que nos desenvolvemos, llamese laboral, familiar y/o social.

Por supuesto no podemos desconocer que todo esto sin duda requiere de un trabajo interno y personal importante, pero debemos dejar de pensar que el "Ser Espiritual" es algo que esta a la mano de solo unos pocos "Elegidos" o que exige tener habilidades especiales, EN ABSOLUTO, desde mi punto de vista todo lo que exige es realmente querer generar experiencias mas satisfactorias en nuestras vidas, estar dispuesto a trabajar y a hacer los cambios internos necesarios para ello y tomar accion para verificar los resultados.

Por esto considedro que la verdadera “Espiritualidad” que esta exigiendo nuestra sociedad y que esta demandando nuestro planeta, es una “Espiritualidad practica y al alcance de todos”, pues es la que en ultimas nos va a permitir generar cambios de fondo y avanzar en nuestro propósito de hacer de este un mejor sitio para vivir.

Por ultimo una reflexión:

“Siempre encontraremos afinidad y nos sentiremos bien frente a un buen ser humano, es algo que va mas allá de la raza, religión, creencia o forma de ver la vida que pueda llegar a tener”

miércoles, 22 de febrero de 2012

Aceptar NO ES Aguantar

En este proceso de identificar cual es la mejor manera de asumir la vida y al mismo tiempo lograr disfrutarla cada vez un poco mas, me he encontrado con dos tipos de personas con posturas frente a la vida totalmente opuestas y diferentes, pero que generan exactamente el mismo tipo de resultados poco satisfactorios a nivel de experiencias agradables, posturas que desde mi punto de vista, no tienen nada que ver con lo que hemos venido llamando “Fluir con la vida”.

La primera postura es aquella que hemos desarrollando ampliamente a través de los primeros blogs y de la cual hacemos parte aquellas personas, que responsabilizamos constantemente a los demás de todo aquello que nos pasa, que atribuimos a la mala suerte el no vivir experiencias satisfactorias y que buscamos todo el tiempo que las cosas sean como nosotros queremos, sufriendo cuando no es así .

Una segunda postura  y que es hoy, el tema a desarrollar en este blog, es aquella que consiste en asumir la vida de forma sumisa, con una actitud de desmerecimiento total y creyendo que no tenemos derecho a vivir mejor, porque sencillamente esta es la vida que nos toco.
 En lo personal considero que no hay actitud más perjudicial y que nos aleje más de nuestro propósito de aprender a ser felices que esta. “Aceptar la vida como es” y “Aguantar en la vida” son dos conceptos totalmente diferentes y comprender su diferencia,  e identificar como los aplicamos en nuestro día a día, pueden representar un punto de inflexión para empezar a generar experiencias de vida más satisfactorias.

¿Cual es la gran diferencia entonces entre una y otra?, no encuentro mejor manera de dar respuesta a esta pregunta que ilustrando a través de un ejemplo estos dos conceptos:

Planteemos el caso hipotético de una mujer involucrada en una relación sentimental con una persona que no la apoya a ningún nivel, que le genera conflictos y que lejos de trabajar con ella, representa una carga mas para su familia.

Una mujer que AGUANTA esta situación, seria una mujer que puede fácilmente decir: Esta es la relacion que me toco, la persona que la vida puso en mi camino, no soy capaz de conseguir a nadie mejor, mejor malo conocido que bueno por conocer, no me siento bien en esta relación, pero como dicen que la vida siempre es perfecta, esto es lo que debo vivir y por consiguiente sigo estando donde no quiero estar.

De otro lado, una mujer que ACEPTA esta misma situación, esta en capacidad de decir: Esta persona que la vida puso en mi camino tiene TODO EL DERECHO A SER COMO ES, comprendo por qué puede ser conflictiva,  comprendo que NO tengo ningún derecho a cambiarla a la fuerza, porque es esa su forma de ser y es esa persona, la unica responsable de cambiar si lo considera necesario. Por esto mismo ACEPTO que la vida la puso en mi camino para aprender de esta relación y darme cuenta que lo mejor para mí en este momento es estar bien y de seguir así no lo voy a lograr, por ello decido hacer algo para mejorar la relacion o en el peor de los casos, dar un paso al costado si ya es necesario.

Independientemente del ejemplo planteado y sea cual sea la situacion en la que nos encontremos, el ACEPTAR  bajo ningún motivo implica ser conformista o sumiso frente a aquello con lo que NO nos encontremos a gusto, al contrario, es ante todo asumir nuestra cuota de responsabilidad respecto a lo que estamos viviendo, porque sin duda fue alguna decision la que tomamos, que nos llevo a estar donde estamos y desde esta aceptacion, nuevamente decidir, TOMAR ACCION, hacer lo que esta en nuestras manos para trascender aquello que nos hace “Sufrir”.

Por ultimo, quisiera hacer la siguiente analogía:

"Un experto en canotaje, se caracteriza por aprovechar la fuerza y caudal del rio para recorrer su trayecto de forma rápida (la vida es en si un flujo constante), valiéndose de sus remos para hacer cualquier tipo de corrección necesaria durante el curso, correcciones que le permitan no chocar con las rocas (Toma de acción) y llegar a destino sin ningún problema (alcanzar una vida mas satisfactoria),teniendo en cuenta, que el recorrido del trayecto NUNCA lo hace en contra de la corriente del rio, SIEMPRE es a favor suyo".

FLUIR CON LA VIDA ES IR A SU RITMO Y EN SU PROPIA DIRECCION, PERO NUNCA DEJARSE ARRASTRAR POR ELLA.

miércoles, 8 de febrero de 2012

¿Que Tengo que Aprender?

A lo largo de los dos primeros blogs hemos desarrollado los contenidos, sobre la idea de que la vida es un proceso constante que nos presenta situaciones y experiencias, que siempre serán perfectas para nuestro propósito de aprender a ser felices, pero ¿Como identificar que es aquello que la vida me quiere ensenar? ¿Como lograr Saber realmente que es aquello que me falta aprender?

Para este propósito, un primer paso consiste en hacernos una pregunta, cuya respuesta sin duda nos ayudara a enfocar nuestra comprensión respecto a porque vivimos o nos enfrentamos a determinadas experiencias, esta pregunta puede ser:

¿Que es aquello que me cuesta aceptar de esto que estoy viviendo?, o  ¿Que es lo que realmente me genera “sufrimiento” o insatisfacción de esta o aquella  situación?

Estas preguntas tienen una característica muy particular y al mismo tiempo poderosa y es que enfocan nuestra atención en nosotros mismos, preguntas como:

¿Porque no puedo aceptar que no tengo el carro que quiero?, ¿porque me da tanta rabia que mi ex novia u ex novio disfrute compartir con otra persona diferente a mi?, ¿porque necesito que las cosas sean como yo quiero que sean?.

Esto nos permite ante todo darnos cuenta, hacernos conscientes, que los pensamientos, las sensaciones, los sentimientos y las reacciones que experimentamos frente a algo o alguien, son procesos netamente internos y propios, procesos que dependen de mi y de nadie mas. Pareciera ser obvio y no tener la mas mínima importancia, pero de hecho, desde mi punto de vista puede ser todo lo que necesitamos para empezar a hacernos correspondientes con experiencias mas satisfactorias en nuestras vidas y transformar nuestra realidad, ¿Porque?, Sencillamente, porque es solo en este momento, cuando nos damos cuenta  que así como estos procesos dependen de mi, de igual manera es a mi a quien me corresponde trabajarlos, trascenderlos y modificarlos si es necesario, es decir, me hago consciente de que poseo todo el poder para lograr que mi vida sea mejor y que esa capacidad esta disponible en mi para el momento en que decida utilizarla.

Por supuesto que modificar nuestra vida no se logra de la noche a la mañana con tan solo saber que puedo hacerlo, al contrario, esto requiere trabajo, practica y constancia, pero el solo hecho de identificar que es aquello que “me hace sufrir” y saber que me corresponde a mi trabajarlo, me abre un universo de posibilidades para empezar a generar cambios.

Parte del reto de vivir entonces, es  dejar de asumir el rol de victimas frente a lo que nos sucede, dejar de quejarnos y de atribuir a la falta de suerte las diferentes experiencias que nos presenta la vida y empezar a asumir, que somos los únicos responsables de nuestra felicidad y que es a cada uno de nosotros a quienes nos corresponde trabajar para conseguirla, que absolutamente nadie puede hacer este trabajo por nosotros y que afortunadamente es así y no de otra manera.

miércoles, 25 de enero de 2012

Kairos "El Tiempo Perfecto"

Muchas personas me han preguntado porque hemos decido llamar a este espacio  “KAIROZ” y si tiene algún significado especifico.

A decir verdad “KAIROZ” no solo es el nombre de esta iniciativa sino que define por completo la razón de ser y el propósito de la misma. Para empezar debemos remitirnos al pasado, donde los griegos manejaban dos concepciones totalmente  diferentes de tiempo, una a la que denominaron CRONOS, que es aquella que comúnmente manejamos nosotros y que se refiere al tiempo cronológico, al tiempo secuencial y el cual cuantificamos en minutos, horas, días, etc., y una segunda a la que llamaron KAIROS la cual definieron como “El Momento Justo”, la experiencia del momento oportuno, es decir una percepción del tiempo mas cualitativa que cuantitativa.

Al leer sobre esta forma de concebir el tiempo,  recordé particularmente una experiencia con mi padre a quien amo y admiro profundamente, cuando en un cumple años mio, él al percibir en mí el afán propio de una persona joven por querer lograr "éxito" y alcanzar logros de forma rápida, muy sabiamente me regalo una nota que decía:

“Las carreras largas, no las ganan quienes corren mas rápido, sino aquellos que las saben correr”

Esta frase que en aquel momento no entendí muy bien,  hoy en día no solo tiene todo el sentido del mundo para mi, sino que trato de mantenerla presente cada vez que la vida me pone en situaciones para desarrollar la paciencia, la cual sin duda debo reconocer no es precisamente una de mis mayores virtudes. Si analizamos una maratón, podemos fácilmente notar que los corredores una vez inicia la carrera, no salen desbocados al mayor ritmo posible que su cuerpo les permita para llegar de primeros a la meta, al contrario, un buen corredor además de su buen estado físico, ha desarrollado el arte, la técnica para saber en que momentos específicos del recorrido deben regular su ritmo y en que momentos acelerar para ganar la carrera, no solo se trata de correr mas rápido, se trata mas de saber como correr en cada instante.

La vida misma es en si una gran carrera, y al igual que en una maratón hay momentos donde es necesario acelerar y otros donde simplemente lo mejor es esperar, la vida siempre traerá situaciones y procesos, muchos de ellos serán demasiado cortos, otros sentiremos que duran una eternidad y desearemos que acaben pronto, lo cierto es que cada experiencia siempre tendrá un propósito especifico y siempre durara el “tiempo perfecto”, el tiempo que deba durar.

Miremos algo tan simple como el embarazo de una mujer: Este proceso dura en promedio 9 meses,  donde si por alguna razón él bebe nace antes de lo programado, en la gran mayoría de los casos por no decir que siempre, va a requerir de cuidados y tratamientos especiales. Así  mismo, si la madre no ha dado a luz a su hijo después de haber pasado un numero especifico de semanas, se hace necesario inducir el parto porque de lo contrario comprometería su salud y la del bebe, esto porque cada semana del proceso de gestación juega un papel especifico y necesario en la formación de cada órgano, tejido y función que garantizan la salud del bebe.

De manera que la vida podria considerarse como un “KAIROZ” constante, donde cada instante que la compone, cada experiencia que nos ofrece siempre sera perfecta, perfecta para disfrutar, perfecta para crecer y sobre todo, perfecta para aprender.

El reto es sin duda interpretar la vida de forma diferente, “interpretarla mejor” y desde ahí empezar a disfrutarla cada vez un poco mas.

miércoles, 11 de enero de 2012

¿Que es la Felicidad?



                                                                     



¿QUÉ ES ENTONCES LA FELICIDAD?

Pregunta aparentemente simple pero cuya respuesta es tan variable y subjetiva como personalidades y formas de pensar se puedan encontrar. Es tan subjetiva y profunda la respuesta a esta pregunta que si pedimos  a un grupo de personas que contesten a dicho cuestionamiento sería menos que probable encontrar un consenso en la mayoría de sus respuestas.

En el desarrollo de este interesante ejercicio me he encontrado con respuestas  tan distintas y variadas que van desde:” A mí me haría feliz tener un trabajo que me apasione!” ,”yo me sentiría pleno si tuviera mucho dinero para hacer todo lo que siempre he querido”, pasando por “yo daría lo que fuera por tener una pareja a mi lado”;  dando con respuestas tan simples y que a la vez te hacen reflexionar como “yo sería feliz con tan solo poder caminar!!”

Si miramos bien todas estas respuestas, es fácil encontrar un común denominador en todas ellas. ¿Pueden percibir cual es?

Desde mi punto de vista este común denominador es que nuestra INFELICIDAD no es otra cosa que el sufrimiento (entendiéndose este como ausencia de paz interior o de tranquilidad) que experimentamos como consecuencia de NO TENER aquello que queremos, llámese dinero, salud, amor, etc.  ¿Tiene sentido?, si hacemos una lista de todo aquello que buscamos, que anhelamos y que creemos va a aportar en nuestra felicidad, seguramente encontraremos que  la mayor parte de la lista está conformada por cosas que no tenemos, es decir que en la mayoría de los casos absolutamente todos nos movemos en la dinámica de  no solo NO DISFRUTAR lo que tenemos sino también de SUFRIR por lo que nos hace falta, ¿a alguno le ha pasado?

¿Qué es la FELICIDAD?, mi conclusión y la definición que he logrado sacar, que puede ser totalmente diferente a la que ustedes puedan tener, es que la FELICIDAD no es otra cosa que llegar a un estado donde se fluya con la vida, donde se logre disfrutar cada cosa de la que disponemos y cada experiencia que tengamos, NO ES ausencia de dificultad, al contrario es aprender a disfrutar incluso en las dificultades.

Imagino lo que todos se están diciendo y CREANME!, estoy totalmente de acuerdo con ustedes: ¡COMO SI FUERA TAN FACIL!, es cierto, NO LO ES! La buena noticia y el argumento con el podemos trabajar a diario para llegar a este estado ideal de FELICIDAD, es que como todo en la vida, con suficiente entrenamiento y práctica se puede lograr. Así como vamos a un gimnasio todos los días para obtener un mejor estado físico, así como practicamos a diario un deporte para mejorar nuestro desempeño en él, así como después de mucho tiempo de desarrollar una labor nos volvemos expertos en la misma, la vida nos da la oportunidad A DIARIO, a cada momento, de que nos entrenemos en APRENDER A SER FELICES! Y aunque no siempre resulte placentero e incluso “duela”, vale la pena.
 
Cuantos no hemos sentido la satisfacción de haber logrado algo después de un arduo trabajo y aprendizaje, como obtener una promoción en nuestro trabajo o simplemente obtener un logro académico. Bueno,  si les ha gustado, imaginen lo que sería experimentar este estado  pero de forma permanente y constante, si fuera posible, ¿estaríamos dispuestos a hacer lo necesario para lograrlo?, pensaría que por lo menos hay que morir en el intento.    

La invitacion es entonces a interpretar la vida y todas y cada una de las situaciones que nos presenta a diario, como la oportunidad perfecta para desarrollar nuestra habilidad de ser felices y desarrollar lo que algunos llamarian EL ARTE DE VIVIR.