miércoles, 11 de julio de 2012

RESPETANDO LOS APRENDIZAJES DE LOS DEMAS

Generalmente en las relaciones de amistad y pareja nos resulta muy fácil reconocer las dificultades y/o "problemas" que los demás puedan tener frente a determinadas situaciones y al mismo tiempo juzgamos su incapacidad de resolverlas, cuando todo parece ser tan fácil y sencillo desde nuestra perspectiva.

¿Porque no deja a esa novia que no le conviene?, simplemente que consiga otro trabajo y ya!, no entiendo porque ella se deja maltratar por su pareja y no hace nada al respecto, él realmente sufre porque quiere, porque lo tiene todo. Cuestionamientos como estos suelen ser muy frecuentes respecto a personas cercanas como familia y amigos.

Desde mi punto de vista, absolutamente todos vivimos situaciones que nos confrontan, que nos ponen a prueba, a las cuales denominamos“Problemas”. Siendo esta una realidad, quizás lo mas sano y lógico es pensar que en lugar de invertir energía, tiempo  y esfuerzo en solucionar la vida y los dilemas de los demás (especialmente cuando ni siquiera nos lo han pedido), empleemos estos recursos en trabajar en nosotros y trascender nuestros propios desafíos, desafios que en muchas ocasiones pueden llegar a demandar tanto de nosotros, que facilmente podriamos dedicar toda una vida al trabajo de ellos.

De manera que con tanto por hacer ¿que sentido tiene tratar de solucionarle la vida y los problemas a los demas, cuando en la mayoria de los casos aun seguimos enredados en los propios?

Ahora bien, digamos por un momento que tenemos todas las respuestas que alguien esta necesitando para solucionar sus conflictos o dificultades. ¿Cuantos de nosotros a pesar de saber lo que tenemos que hacer, a pesar de saber las decisiones que debemos tomar respecto a nuestros desafios, aun sabiendo que es lo mejor para nosotros, NO lo hacemos?.

Esto nos ayuda a comprender, que cada persona es la única responsable de su realidad y de la forma como asume su vida, nadie puede vivir la vida por nosotros.

Para poner un ejemplo, cuando un niño esta aprendiendo a sumar en el colegio y le dejan tarea, un buen padre o educador que acompañe su proceso, le explica el procedimiento, soluciona cualquier duda que pueda tener y sobre todo RESPETA el tiempo que al niño le tome aprender, sin presionarlo, sin apurarlo, pero sobre todo, sin juzgarlo, porque comprende que todos aprendemos a velocidades y por mecanismos distintos, sin importar cuanto tiempo le tome. Lo que si es seguro, es que JAMAS hara la tarea por él, porque sabe que la unica manera en que el niño aprenda, es enfrentando y trascendiendo el desafio por el mismo.

La invitación el día de hoy es a que reflexionemos sobre cuanto de nuestro tiempo lo empleamos mas en tratar de solucionar la vida a los demás en lugar de hacernos cargo de nuestra propia historia y sobre todo a que seamos mas cuidadosos al juzgar los desafíos que cada persona pueda presentar, comprendiendo que cada una tiene sus propios procesos de aprendizaje, que no todos aprendemos de la misma forma y a la misma velocidad. Al mismo tiempo a que seamos sabios a la hora de apoyar a alguien, entendiendo que nuestras “Tareas” solo nos corresponde a nosotros hacerlas, porque solo a nosotros nos corresponde vivir nuestra vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada