miércoles, 22 de febrero de 2012

Aceptar NO ES Aguantar

En este proceso de identificar cual es la mejor manera de asumir la vida y al mismo tiempo lograr disfrutarla cada vez un poco mas, me he encontrado con dos tipos de personas con posturas frente a la vida totalmente opuestas y diferentes, pero que generan exactamente el mismo tipo de resultados poco satisfactorios a nivel de experiencias agradables, posturas que desde mi punto de vista, no tienen nada que ver con lo que hemos venido llamando “Fluir con la vida”.

La primera postura es aquella que hemos desarrollando ampliamente a través de los primeros blogs y de la cual hacemos parte aquellas personas, que responsabilizamos constantemente a los demás de todo aquello que nos pasa, que atribuimos a la mala suerte el no vivir experiencias satisfactorias y que buscamos todo el tiempo que las cosas sean como nosotros queremos, sufriendo cuando no es así .

Una segunda postura  y que es hoy, el tema a desarrollar en este blog, es aquella que consiste en asumir la vida de forma sumisa, con una actitud de desmerecimiento total y creyendo que no tenemos derecho a vivir mejor, porque sencillamente esta es la vida que nos toco.
 En lo personal considero que no hay actitud más perjudicial y que nos aleje más de nuestro propósito de aprender a ser felices que esta. “Aceptar la vida como es” y “Aguantar en la vida” son dos conceptos totalmente diferentes y comprender su diferencia,  e identificar como los aplicamos en nuestro día a día, pueden representar un punto de inflexión para empezar a generar experiencias de vida más satisfactorias.

¿Cual es la gran diferencia entonces entre una y otra?, no encuentro mejor manera de dar respuesta a esta pregunta que ilustrando a través de un ejemplo estos dos conceptos:

Planteemos el caso hipotético de una mujer involucrada en una relación sentimental con una persona que no la apoya a ningún nivel, que le genera conflictos y que lejos de trabajar con ella, representa una carga mas para su familia.

Una mujer que AGUANTA esta situación, seria una mujer que puede fácilmente decir: Esta es la relacion que me toco, la persona que la vida puso en mi camino, no soy capaz de conseguir a nadie mejor, mejor malo conocido que bueno por conocer, no me siento bien en esta relación, pero como dicen que la vida siempre es perfecta, esto es lo que debo vivir y por consiguiente sigo estando donde no quiero estar.

De otro lado, una mujer que ACEPTA esta misma situación, esta en capacidad de decir: Esta persona que la vida puso en mi camino tiene TODO EL DERECHO A SER COMO ES, comprendo por qué puede ser conflictiva,  comprendo que NO tengo ningún derecho a cambiarla a la fuerza, porque es esa su forma de ser y es esa persona, la unica responsable de cambiar si lo considera necesario. Por esto mismo ACEPTO que la vida la puso en mi camino para aprender de esta relación y darme cuenta que lo mejor para mí en este momento es estar bien y de seguir así no lo voy a lograr, por ello decido hacer algo para mejorar la relacion o en el peor de los casos, dar un paso al costado si ya es necesario.

Independientemente del ejemplo planteado y sea cual sea la situacion en la que nos encontremos, el ACEPTAR  bajo ningún motivo implica ser conformista o sumiso frente a aquello con lo que NO nos encontremos a gusto, al contrario, es ante todo asumir nuestra cuota de responsabilidad respecto a lo que estamos viviendo, porque sin duda fue alguna decision la que tomamos, que nos llevo a estar donde estamos y desde esta aceptacion, nuevamente decidir, TOMAR ACCION, hacer lo que esta en nuestras manos para trascender aquello que nos hace “Sufrir”.

Por ultimo, quisiera hacer la siguiente analogía:

"Un experto en canotaje, se caracteriza por aprovechar la fuerza y caudal del rio para recorrer su trayecto de forma rápida (la vida es en si un flujo constante), valiéndose de sus remos para hacer cualquier tipo de corrección necesaria durante el curso, correcciones que le permitan no chocar con las rocas (Toma de acción) y llegar a destino sin ningún problema (alcanzar una vida mas satisfactoria),teniendo en cuenta, que el recorrido del trayecto NUNCA lo hace en contra de la corriente del rio, SIEMPRE es a favor suyo".

FLUIR CON LA VIDA ES IR A SU RITMO Y EN SU PROPIA DIRECCION, PERO NUNCA DEJARSE ARRASTRAR POR ELLA.

miércoles, 8 de febrero de 2012

¿Que Tengo que Aprender?

A lo largo de los dos primeros blogs hemos desarrollado los contenidos, sobre la idea de que la vida es un proceso constante que nos presenta situaciones y experiencias, que siempre serán perfectas para nuestro propósito de aprender a ser felices, pero ¿Como identificar que es aquello que la vida me quiere ensenar? ¿Como lograr Saber realmente que es aquello que me falta aprender?

Para este propósito, un primer paso consiste en hacernos una pregunta, cuya respuesta sin duda nos ayudara a enfocar nuestra comprensión respecto a porque vivimos o nos enfrentamos a determinadas experiencias, esta pregunta puede ser:

¿Que es aquello que me cuesta aceptar de esto que estoy viviendo?, o  ¿Que es lo que realmente me genera “sufrimiento” o insatisfacción de esta o aquella  situación?

Estas preguntas tienen una característica muy particular y al mismo tiempo poderosa y es que enfocan nuestra atención en nosotros mismos, preguntas como:

¿Porque no puedo aceptar que no tengo el carro que quiero?, ¿porque me da tanta rabia que mi ex novia u ex novio disfrute compartir con otra persona diferente a mi?, ¿porque necesito que las cosas sean como yo quiero que sean?.

Esto nos permite ante todo darnos cuenta, hacernos conscientes, que los pensamientos, las sensaciones, los sentimientos y las reacciones que experimentamos frente a algo o alguien, son procesos netamente internos y propios, procesos que dependen de mi y de nadie mas. Pareciera ser obvio y no tener la mas mínima importancia, pero de hecho, desde mi punto de vista puede ser todo lo que necesitamos para empezar a hacernos correspondientes con experiencias mas satisfactorias en nuestras vidas y transformar nuestra realidad, ¿Porque?, Sencillamente, porque es solo en este momento, cuando nos damos cuenta  que así como estos procesos dependen de mi, de igual manera es a mi a quien me corresponde trabajarlos, trascenderlos y modificarlos si es necesario, es decir, me hago consciente de que poseo todo el poder para lograr que mi vida sea mejor y que esa capacidad esta disponible en mi para el momento en que decida utilizarla.

Por supuesto que modificar nuestra vida no se logra de la noche a la mañana con tan solo saber que puedo hacerlo, al contrario, esto requiere trabajo, practica y constancia, pero el solo hecho de identificar que es aquello que “me hace sufrir” y saber que me corresponde a mi trabajarlo, me abre un universo de posibilidades para empezar a generar cambios.

Parte del reto de vivir entonces, es  dejar de asumir el rol de victimas frente a lo que nos sucede, dejar de quejarnos y de atribuir a la falta de suerte las diferentes experiencias que nos presenta la vida y empezar a asumir, que somos los únicos responsables de nuestra felicidad y que es a cada uno de nosotros a quienes nos corresponde trabajar para conseguirla, que absolutamente nadie puede hacer este trabajo por nosotros y que afortunadamente es así y no de otra manera.