domingo, 2 de marzo de 2014

EL ARTE DE APRENDER A "MORIR-SE"

¿Cuantas veces en nuestra vida,  llegamos a momentos donde nos encontramos totalmente insatisfechos con nuestra existencia?. No encontramos el tipo de pareja que siempre hemos anhelado, odiamos nuestro trabajo, nuestra salud se encuentra deteriorada y más allá que estemos acompañados, sentimos que no encajamos en ningún lugar, en resumidas palabras, nos encontramos en momentos en los que llegamos a la conclusión de que nuestra vida es una MIERDA!!!
    
Creo que este tipo de momentos pasan con más frecuencia que lo que quisiéramos, pero al mismo tiempo considero que pasan con la frecuencia que nos merecemos y que necesitamos!!

Estoy literalmente “Mamado” de escuchar personas quejarse por su relación de pareja. Maldicen porque su pareja no es detallista, porque no les da la importancia que se merecen en la relación o simplemente porque no ha “querido cambiar”,  y justifican su permanencia en dicha relación con argumentos como: “Es tan buena persona, que no puedo dejarla” o “es mejor malo conocido que bueno por conocer” o quizás la respuesta más acomodada de todas, “No es tan fácil tomar una decisión”.

Lo curioso además de todo, es que muchos repetimos el mismo tipo de relación una y otra vez, más allá de con quien estemos, así que, ¿de quien creen que es la responsabilidad? , ¿No somos acaso nosotros mismos quienes decidimos con quien o no estar? Y aun así, después de hacerlo, ¿quién nos obliga a mantenernos en una relación cuando no nos sentimos satisfechos en la misma?, les puedo asegurar que absolutamente nadie, así como les puedo asegurar que a nadie más le corresponde tomar esa decisión por uno mismo.

¿Cuantos de nosotros nos hemos sentido miserables en nuestro trabajo?, nos quejamos, maldecimos nuestra suerte porque siempre las mejores oportunidades llegan a los demás y no a nosotros. Pregunta: ¿si nos sentimos tan inconformes con lo que hacemos, porque no renunciamos?, ¿que nos impide hacer lo que realmente nos gusta?, ¿las obligaciones?, ¿ las responsabilidades?, ¿el dinero?, la verdad es que si contestamos a consciencia, llegaremos a la conclusión de que todo esto no son más que excusas, para justificar nuestra inconforme realidad.

Estamos enfermos. ¿Acaso nos preocupamos por no fumar?, ¿nos preocupamos por dormir y alimentarnos bien?, ¿tratamos de hacer ejercicio de forma frecuente?, ¿si no tenemos un estilo de vida saludable, como aspiramos a estar bien de salud?

Hace poco tuve la oportunidad de ver una entrevista realizada al escritor colombiano Mario Mendoza donde compartía el siguiente pensamiento:

“En esta vida hay que nacer y morir varias veces”.

La verdad no podría estar más de acuerdo con esta afirmación. A veces los procesos de cambio en nuestras vidas, implican que tengamos que dar “Muerte” a quienes somos, muerte a nuestros miedos, muerte a formas de ser y sobre todo muerte a formas de ver y asumir la vida que NO ayudan a construir la realidad que queremos y merecemos.

El reto que tenemos todos es “Aprender a Morirnos” tantas veces como sea necesario y reinventarnos a todo nivel para vivir mejor.

Aunque esto resulte más fácil decirlo que hacerlo, mientras lo logramos podemos intentar dos cosas. Primero tener claro que siempre vamos a tener la vida que nos merecemos en función de nuestras decisiones y actitudes frente al dia a dia, así que DEJEMOS DE QUEJARNOS y asumamos los resultados de lo que hacemos y dejamos de hacer.

Segundo, TOMEMOS DECISIONES, EMPRENDAMOS ACCION, es importante darse la oportunidad de hacer las cosas  de forma diferente, lo peor que puede suceder es que nos muramos y eso eventualmente igual va a suceder.

1 comentario:

  1. "dejemos de quejarnos, tomemos decisiones y emprendamos accion" ... que palabras mas sabias!

    Si todos hicieramos eso, el mundo estaría mucho mejor :)

    Pero pocas veces lo hacemos... porque? ... es muy facil seguir en la "inercia" de seguir en las mismas y no cambiar nada... como una pelota que va rodando loma abajo... tenemos que aprender a dejar de ser "pelotas" y crecer paticas para dejar de rodar y caminar hacia donde queremos llegar ... no es una tarea facil... pero sino lo hacemos... quien sabe a donde iremos a llegar!

    ResponderEliminar